El barrio de La Trinidad (Ciclo historia de Málaga)

El barrio de La Trinidad

A punto de terminar el siglo XV ese peculiar barrio de Málaga se encontraba literalmente fuera de la ciudad, fue entonces cuando los Reyes Católicos le otorgaron a los recién llegados monjes trinitarios descalzos la ermita de san Onofre una vez se culminó la Reconquista de los territorios que se encontraban a manos del califato, esta orden de religiosos tomó el testigo de hacer prosperar el pequeño barrio.




Aunque no trasladaron su residencia inmediatamente, que hasta entonces estaba en el convento de Puerta de Mar al poco, debido al terremoto de 1494, marcharon hacia las afueras de la ciudad a realizar la tarea encomendada.

La llegada de los religiosos le dio nombre al pequeño barrio que desde entonces ha sido un referente para la ciudad.

Ya en tiempos más modernos se caracterizó por su arquitectura tradicional, casas de patios de vecino a las que se les dio el nombre de corralones, estas se caracterizan por tener un patio central donde se hacía la vida de los vecinos, muchos de ellos tenían sus animales en estos, hoy en día los corralones son motivo de lucimiento en los meses de primavera, cuando se adornan con sus mejores galas y compiten por ser el más llamativo involucrando a muchos de sus vecinos en recitales, bailes regionales e incluso caracterización de personajes históricos, contando breves historias.

El barrio que ha participado de gran número de acontecimientos históricos, siendo un punto de referencia en las tradiciones malagueñas del siglo XIX.

Hoy en día es uno de los puntos religiosos más importantes de la ciudad, siendo de gran importancia en nuestra Semana Santa, la Parroquia de San Pablo acoge la cofradía de El Cautivo, una de las tallas más importantes de la semana religiosa de Málaga. La Hermandad del Santo Traslado, la parroquia de Nta. Sra. De Fátima, la Parroquia de la Santísima Trinidad y la Hermandad de La Salud también se encuentran en dicho barrio dándole a este un papel importante en el papel de hacer de la Semana Santa de Málaga, podemos dar fe del aumento de devotos que en los meses anteriores se dan cita en este barrio, y por otra parte, no tan devotos ya que muchos curiosos pasean por sus calles ya re urbanizadas.

Con los primeros años del actual siglo comenzó la remodelación del antiguo barrio ya con construcciones de baja calidad y viviendas vacías que solo hacían que atraer maleantes lo cual le dio al barrio una muy mala e inmerecida reputación, se le dieron el mismo tipo de construcción respetando los corralones que, a los ojos del que escribe, residente en este, para mí, maravilloso y único barrio, no son como los patios de Córdoba, pero se les asemejan, hoy en día el barrio esconde puntos de gran interés además de ser punto clave en las actividades de la ciudad

Os dejamos una galería fotográfica del diario sur del concurso de corralones del 2015, seguro que os gustará mucho Ver Galería Concurso Corralones Diario Sur

Prev Museo Español de Arte Contemporaneo de Marbella
Next Antequera, un sábado cualquiera

Leave a comment

You can enable/disable right clicking from Theme Options and customize this message too.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
×