Terremotos en Andalucía

En la última semana hemos tenido dos seísmos que la mayoría de los malagueños hemos sentido en mayor o menor medida, el último que pudimos sentir a las 5 de la madrugada ha creado algo más de temor tanto por la hora como por la intensidad, pero no es la única vez que en Málaga hemos sentido terremotos y algunos han tenido algún desastre.

El terremoto de Málaga de 1680 tuvo lugar el día 9 de octubre en la provincia de Málaga y tuvo su epicentro en la Sierra de Aguas, entre los actuales términos municipales de Álora y Carratraca con una intensidad de 9 en una escala de 10 fue desastroso en la provincia, por las construcciones de la época y por la hora intempestiva en la que se produjo, las 7.15 horas de la mañana.

En el informe enviado al rey Carlos II , la Catedral fue el único edificio de la ciudad que se salvó de tener daños, saliendo indemne. Se contabilizaron 70victimas mortales y otras cien resultaron heridas. El temblor también se sintió en el mar, ya que fue sucedido por un maremoto.

En otros puntos de la provincia se tiene noticia de los siguientes daños:
Alhaurín el Grande, Alhaurín de la Torre, Pizarra, Cómpeta, Alozaina, Cártama, Álora, Coín, Mijas y Benalmadena fueron las localidades donde el seísmo produjo, además de en Málaga, numerosos daños y víctimas.

En 1884 nos sacudió el conocido como Terremoto de Andalucía el 25 de diciembre de 1884, con epicentro en Arenas del Rey, Granada.

No tan fuerte como el mencionado anteriormente con magnitud de entre 6,2 y 6,5 grados en la escala de Richter, duró unos 10 segundos suficientes para causar 1200 víctimas mortales, debido a la arquitectura de la época, y casi el doble de afectados.

Con las comunicaciones existentes en la época, la dispersión de los pueblos y la fecha en la que se produjo terremoto, no se tuvieron noticias certeras de la cantidad de afectados y víctimas hasta el 27 de ese mes, Diputación Provincial tuvo que solicitar ayuda mediante la prensa escrita de la época, que fue interpretada en Madrid, como una exageración andaluza, por lo que la ayuda se retrasó aun más. Los siguientes 4 días a la catástrofe hubieron de subsistir con sus escasos medios, esto causó la muerte de más personas de las provocadas por el terremoto en sí. Para colmo de males, a los pocos días del terremoto sobrevino en la zona una de las mayores nevadas que se recuerda en España, empeorando la situación.

Un cargamento de víveres y de mantas fue la primera ayuda que llegó. El consejo de ministros presidido por el rey, invitaron a todos los empleados del Estado a ceder una parte de sus sueldos, y a que se recaudasen fondos mediante espectáculos y fiestas a beneficio de las comarcas afectadas. Los duques de Fernán Núñez, fueron los que mediante representaciones artísticas del Teatro Real aportaron más. Al acto asistieron los reyes Alfonso XII y María Cristina y las infantas Isabel y Eulalia, quienes contribuyeron a que la recaudación caritativa de la fiesta fuera mayor.

No es la primera ni la última vez que nuestra provincia se ve afectada por este tipo de desastres, ya en el siglo XXI tanto la arquitectura como la población ha cambiado mucho, los servicios y las comunicaciones son muy eficientes y, como hemos comprobado, con la misma intensidad los daños han sido escasos, pero vivimos en una tierra donde los movimientos sísmicos son el pan de cada día muchos no los sentimos pero están.

Os dejamos un enlace al Instituto Geográfico Nacional donde podéis ver la cantidad de sismos que se producen en nuestro país:
Instituto Geográfico Nacional

Prev Antequera, un sábado cualquiera
Next La cueva de Trinidad Grund

Leave a comment

You can enable/disable right clicking from Theme Options and customize this message too.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
×